.
   
  English     Español     Deutsch     Русский язык
 
 
ESPAñOL >> Inicio >> Asesoría de empresas
 
   
   
   
   
  Gibraltar     España     Suiza     Alemania     Rusia
 
Asesoría de empresas
 

Normas de calidad
En primer lugar, la calidad de la asesoría de empresas depende de la competencia personal y profesional de los asesores y empleados encargados. La organización de la asesoría de empresas y la gestión de las tareas y exigencias planteadas, juegan un papel muy importante. En este sentido, nuestra empresa se siente obligada a tomar decisiones por su cuenta referente al volumen de las medidas organizadoras destinadas a garantizar la calidad del asesoramiento, y a vigilarla constantemente.

Independencia y neutralidad
El asesor debe realizar sus tareas de manera independiente y exclusivamente según las reglas del oficio. Con vistas al resultado del asesoramiento, no debe actuar según otras reglas, ni debe dejarse influir por el cliente o por terceros. Sobre todo cuando se trata de peritajes, el asesor debe actuar de manera neutral, a no ser que haya explicado a las partes que se trata de un dictamen pericial de partes. El asesor debe abstenerse de actuar cuando exista sospecha de parcialidad en la ejecución del encargo. En caso de colisión de intereses, una asesoría no entra en consideración.

Aceptación y ejecución del encargo
En cualquier asesoramiento hay que tener en cuenta que sólo deben aceptar y ejecutarse aquellos encargos que podrán gestionarse debidamente en cuanto a la materia profesional, al personal y al margen temporal. Tratándose de encargos de asesoría, sólo deberán actuar aquellas personas que cumplan estos criterios.

Calificación e información
La gestión y tramitación de los encargos de asesoría de empresas, depende en gran medida de la calificación y del nivel de información que tengan los colaboradores en la práctica. Las responsabilidades solamente se podrán encomendar a los colaboradores si éstos disponen de las calificaciones necesarias correspondientes. Ello se debe garantizar mediante la comprobación de la aptitud personal y profesional a la hora de contratación, así como mediante una evaluación frecuente de los colaboradores, y facilitándoles la posibilidad de seguir desarrollándose profesionalmente.

Planificación global de todos los encargos
Mediante la planificación adecuada de todos los encargos de asesoría y organizando bien la ejecución de los diferentes pedidos, hay que crear las condiciones para posibilitar que los encargos aceptados y también los que pueda haber en el futuro, puedan gestionar y terminarse debidamente dentro del margen temporal. Para cada encargo, hay que elaborar un plan de trabajo detallado que incluya todas las tareas implicadas y las condiciones de calidad. En la planificación global se deben tener en cuenta el comienzo y la duración de los encargos; además, hay que coordinar el personal necesario desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo, y prever algún tiempo adicional. Una vez terminados los proyectos, se debe elaborar una calculación comprobatoria y un análisis de la tramitación, con su evaluación correspondiente de los resultados.

Instrucciones técnicas y organizadoras, y recursos
Hay que asegurar que el personal implicado en la tramitación de un encargo de asesoría, tenga en cuenta concienzudamente las leyes y normativas profesionales vigentes, así como los desarrollos actuales. Para ello, y aparte de la información y el control adecuados, son apropiadas las instrucciones escritas. El cumplimiento de las instrucciones técnicas y organizadoras debe vigilarse de manera adecuada, debiendo adaptarse el volumen y la forma de las instrucciones, al tipo de asesoría de empresas correspondiente. Las instrucciones organizadoras deben referirse a la tramitación debida de los encargos, su documentación y la entrega reglamentaria de los resultados del asesoramiento.

Garantía de calidad en la tramitación de los encargos de asesoría
Desde el momento de la aceptación del encargo, la persona responsable del mismo debe procurar mediante la planificación de gestión, que se pueda garantizar la tramitación del asesoramiento debida y adecuada. Ello implica el continuo control de la tramitación, la comprobación de los resultados del asesoramiento, la calificación de las personas encargadas, reunir información sobre la empresa del cliente y el sector correspondiente, un director del proyecto experimentado, la fijación de fechas suficientemente generosa,  la determinación de plazos para resolver las tareas, y finalmente, la previsión de un periodo adicional preventivo.

Instrucciones para el asesoramiento
El director responsable del proyecto debe procurar que sus colaboradores se familiaricen con sus tareas mediante unas instrucciones adecuadamente estructuradas y claras, advirtiéndoles de su responsabilidad. Cuando haya que incluir en el proyecto a uno o más empleados del cliente, su calificación y responsabilidad debe hablarse con el cliente y fijarse complementariamente por escrito en el documento de encargo. Las instrucciones de asesoramiento deben ser de tal manera que garanticen la ejecución de actuaciones asesoras adecuada, la documentación suficiente de dichas actuaciones y sus resultados, así como la elaboración de informes reglamentaria.

Vigilancia del desarrollo de los encargos de asesoría
La participación del director responsable del proyecto de asesoramiento debe ser suficiente para que pueda llegar a sus propias conclusiones. Debe instruir y controlar a sus colaboradores de manera adecuada. En caso de que en un proyecto de mayor volumen, el director del proyecto delegue parte de sus tareas de control a otras personas, deberá valorar especialmente su calificación y aptitud para dichas obligaciones. El director del proyecto debe asegurar que todas las personas que colaboren en la tramitación del encargo, dispongan de los conocimientos profesionales y el discernimiento necesarios, que comprendan y ejecuten debidamente las instrucciones, y que la tramitación del encargo corresponda a las instrucciones.

Revisión de los encargos de asesoría
Antes de finalizar el asesoramiento, el director del proyecto responsable u otro colaborador que disponga de la experiencia profesional debida, debería comprobar si los trabajos realizados por los colaboradores implicados, así como la documentación del modo de proceder y los resultados del asesoramiento, se han cumplido debidamente. Se recomienda la revisión según el principio de la presencia de dos personas, para comprobar si la tramitación del encargo se ha realizado conforme a los objetivos de la asesoría, si las actuaciones se han documentado debidamente, si se ha conseguido la meta del asesoramiento, y si los resultados del mismo son comprensibles y lógicos.

Control a posteriori
Para garantizar las normas de calidad aplicables para la asesoría de empresas, hay que controlar internamente el sistema de garantía de calidad, y sobre todo la organización de la asesoría de empresas y la tramitación de los diferentes encargos de asesoramiento, comparándolos con las normas de calidad vigentes. Organización de un control a posteriori frecuente.

 
 
 
 
.
© 2007 Oliver Scheib & Partner Limited   ·   Mapa del sitio  |  Mapa Web  |  Que es el éxito  |  Condiciones comerciales